¿CREMA DE HEMORROIDES PARA LAS OJERAS? SANIDAD DICE BASTA A LA PUBLICIDAD DE PRODUCTOS SANITARIOS DE LOS 'INFLUENCERS'

Recomendaciones de medicamentos en redes sociales. Un escenario habitual que los usuarios ven cada día y que parece que pronto terminará. Uno de los consejos más criticados del 2023 fue el de una crema para las hemorroides como remedio para disimular las ojeras, por parte de la influencer Rocío Osorno.

Hace unos días le tocó a Adara Molinero, exconcursante de Supervivientes. Tras acudir a una clínica a realizarse un tratamiento de láser para eliminar marcas en la piel, le quemaron las piernas. A la salida del centro, subía unas historias a Instagram contando lo que le había sucedido. Lo llamativo es que en una de las publicaciones recomendaba Silvederma —medicamento indicado en el tratamiento y prevención de infecciones en quemaduras de segundo y tercer grado— junto a este mensaje: "Esta crema me ha salvado la vida".

Ese tipo de mensajes son los que el Ministerio de Sanidad quiere regular. Lo hará mediante un real decreto que dicte las prohibiciones relativas a la publicidad de productos sanitarios. El proyecto estará hasta el próximo 8 de marzo sometido al trámite de consulta pública, para que las entidades y personas interesadas realicen sus aportaciones.

En este aspecto, el ámbito europeo ha considerado necesario establecer un "nuevo marco normativo sólido, transparente, previsible y sostenible". "Al final, esto es una adaptación de lo que va pasando y de las nuevas necesidades de los medios online, influencers y redes sociales", explica Diego Pernas, director de comunicación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Una de las novedades que se quiere incluir es la necesidad de solicitar una autorización previa a la autoridad sanitaria autonómica antes de publicitar este tipo de productos en "cualquiera de los medios generales de comunicación", incluyendo las notas de prensa.

El escrito, cuyo objetivo es actualizar la normativa vigente, incluye en sus definiciones la de redes sociales "en línea" y especifica que los materiales publicitarios deberán contener las contraindicaciones y los posibles efectos secundarios que puedan derivarse del uso de los medicamentos. De esta manera, los influencers ya no podrán recomendar libremente los productos sanitarios que utilizan.

De igual modo, el decreto detalla algunas prohibiciones, entre las que destacan: la publicidad de productos que se encuentren en investigaciones clínicas o en proceso de evaluación; la relacionada con los que estén destinados a ser aplicados exclusivamente por profesionales sanitarios, o la que "equipare o confunda" el producto con un suplemento alimenticio o cosmético.

Tampoco se podrá inducir a error al usuario en cuanto a la finalidad, seguridad y funcionamiento del producto, ni se le podrá atribuir funciones que no posea. Además, se deberá informar sobre los posibles riesgos que conlleva el uso del mismo conforme a la finalidad prevista.

Sanciones

El incumplimiento de la norma se sancionará por parte de la AEMPS y las autoridades competentes de cada comunidad. Asimismo, cuando ocurra una infracción o se reincida, se podrá acordar la publicación, con cargo al sancionado, de la publicidad rectificada.

Preguntado por cuándo verá la luz esta norma, Pernas reconoce que el plazo es "muy variable". "En el proceso, hay unos tiempos que están estipulados, como la consulta o la audiencia pública. Sin embargo, hay otros, como la redacción o la agenda del Consejo de Ministros, que dependerán del número de cosas que se vayan a aprobar o de la actualidad", confiesa.

Medicamentos ilegales

Por su parte, Pablo Caballero, técnico de divulgación científica del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, habla sobre los peligros reales de esta práctica que acostumbran a hacer los influencers. "Si se trata de medicamentos sin receta, el farmacéutico es el que tiene que indicar el uso del medicamento".

En cambio, si es necesaria la prescripción médica, uno de los peligros es que los pacientes pidan cita en su médico para conseguirlos, y eso contribuye a "saturar el sistema sanitario con visitas que no son necesarias". Y no es el único riesgo, ya que se puede contribuir a conseguir el producto por "canales no legales" en los que no se puede garantizar la seguridad. En definitiva, los sanitarios temen un "mal uso" del medicamento.

Pero ¿cuáles son las indicaciones a seguir si un usuario se encuentra con que su influencer de confianza está recomendando un producto sanitario? Desde el Consejo lo tienen claro, hay que ponerlo en conocimiento de las autoridades competentes en la materia. "Avisar al Ministerio de Sanidad o, directamente, a la AEMPS es una buena medida", reconoce Caballero. "Nosotros estamos presentes en redes sociales porque somos conscientes de que difundir información falsa es fácil". Por ese motivo, desde las redes del Consejo intentan contrarrestar de alguna manera esa desinformación. "Nos llegan preguntas y contestamos de manera asequible para el usuario", concluye.

2024-02-24T04:03:48Z dg43tfdfdgfd